Mi pareja tiene un hijo. Mira lo que debes y NO debes hacer para que la relación funcione


Luego de muchos años de buscarlo, por fin conoces al hombre de tus sueños. Atento, caballeroso, amable, atractivo... bueno, ¡todo un sueño! Pero no está solo; tiene un hijo, producto de una relación que ya terminó. Tal vez te juraste mil veces nunca salir con un hombre divorciado, y menos con hijos; pero la realidad es que el amor te llegó y quieres aprender a sobrellevar la situación.



Antes que nada debes ser honesta contigo misma. ¿Eres capaz de aceptar una relación con un hombre que tiene hijos? Recuerda que no estás obligada a quedarte. Si crees que no es tu fuerte salir con una pareja en esa situación, es tiempo de alejarte antes de que alguien salga lastimado. Por el contrario, si quieres seguir a su lado y llevar una relación sana con sus hijos, debes leer los siguientes puntos. 



Seis situaciones que inevitablemente van a pasar si sales con un hombre con hijos. 

1.- No todo el tiempo será para ti.


Llega el fin de semana y lo único que quieres es pasar tiempo con tu novio. Pero hay un pequeño detalle: son los días que le toca convivir con su hijo. Debes aprender a negociar y a compartir; que salga contigo el viernes por la tarde y que el sabado lo pase con el pequeño o, mejor aún, úneteles; busca actividades en las que podrían pasar un buen rato los tres. Revive a tu niña interior e invítalos a los patines, al parque o al cine.  

2.- Van a ocurrir imprevistos.


Cuando se tiene un hijo las prioridades cambian, y más si es pequeño, porque son más propensos a sufrir accidentes y a enfermarse. No te molestes si te cancela la salida al cine o la ida a un concierto porque su hijo se enfermó. Compréndelo y ponte en su lugar, ¿no saldrías corriendo si supieras que tu hijo te necesita?  

3.- Seguirá manteniendo contacto con su ex.


Es inevitable que siga viendo a la madre de sus hijos; tienen que hablar para ponerse de acuerdo sobre educación, reglas, cuidado y demás temas sobre el pequeño, que irán surgiendo sobre la marcha. No te pongas celosa ni desconfíes de él, recuerda que por algo se separó de ella y que ahora está contigo porque te ama. 

4.- Vas a convivir con su hijo.


Comprende que el niño ha sufrido mucho por la separación de sus padres. Es muy pequeño, no puede entenderlo todo; debes hacerlo tú, que eres adulto. Tu tarea es ser amable, tomar la iniciativa. Trata de tener experiencias positivas, de compartir momentos llenos de diversión, platicar con él, aclárale que no buscas reemplazar a su madre. 

5.- Habrá presión social.


Claro que muchas personas opinarán al respecto, te dirán que no salgas con alguien con hijos. Recuerda siempre que la decisión es tuya y de nadie más. Si te sientes a gusto, ¿qué importa lo que digan los demás? 

6.- Habrá normas de convivencia.


El niño tardará en adaptarse a ti, sé paciente. Recuerda que está acostumbrado a las reglas que le han puesto en casa. No te enfades con él, mejor busca junto con su padre la forma de establecer normas de convivencia claras para todos, para que el pequeño no dude en lo que puede o no hacer cuando pasan tiempo juntos. No olvides que tu función no es tomar el rol de padre o de madre, y por tanto no es tu responsabilidad educarlo. Mejor intenta ser buen ejemplo y guía. 

Esperamos que con estos puntos te sea más fácil convivir con una pareja que tiene hijos. Recuerda que no es imposible, solamente requiere cuidados y atenciones de otro tipo. Trata al pequeño como te gustaría que traten a un hijo tuyo.
Recomendados
Recomendados