¿Cómo saber si tu relación te hace daño? 10 señales de que te está destruyendo


No existen relaciones perfectas. En todas se debe buscar un punto medio entre los deseos de ambas partes, sus costumbres, sus sentimientos, las cosas en que están dispuestos a ceder y también el amor propio. Es un viaje de aprendizaje constante, y es normal que ciertos días no sean buenos. Pero ¿qué pasa si esa mala racha se prolonga? ¿Qué pasa si en lugar de que tu pareja te inspire amor te hace sentir miedo e inseguridad? 

En ese nivel podemos hablar de una relación tóxica, que impide el crecimiento de ambos, que lastima y causa heridas difíciles de sanar. No importa si eres hombre o mujer, ambos pueden caer en relaciones de ese tipo, y aunque no nos guste aceptarlo, lo peor que podemos hacer es seguir en ellas, pues terminamos envueltos en problemas ajenos y en una espiral que nos lleva a destruirnos.

Pensando en que estas relaciones son peligrosas y en lo difícil que es reconocerlas, compartiremos contigo algunas de las señales que indican si estás viviendo ese conflicto. Te invitamos a analizar la situación para que, si es tu caso, puedas salir de ella: 



1.- La hostilidad reina en la relación


Los detalles y los cariños se acabaron, ahora tu pareja y tú sienten ganas de golpearse, de maltratarse, se expresan mal uno del otro.

2.- Peleas en las que se busca dañar al otro


Los conflictos son constantes y una especie de competencia, ambos buscan provocar el mayor daño posible al otro, recurren a los peores insultos. 

3.- Muchas críticas, pocos halagos


Se enfocan en lo malo del otro, el tiempo que pasan juntos está lleno de regaños y ya no recuerdan qué fue lo último lindo que se dijeron. 

4.- Problemas sin superar


Las discusiones por problemas viejos son constantes. También puede ser que sienten que los han superado pero vuelven a aparecer, no hay perdón y mucho menos olvido. Estos sentimientos impiden ver el lado bueno de la pareja.

5.- Te sientes como si fueras “otra persona”


La situación actual te ha cambiado tanto, que muchas veces ya no te reconoces, te sientes la peor versión de ti mismo. Lo peor del caso es que ya no puedes volver atrás. Sientes que eso te hace vulnerable y eres tan hostil, que no sólo tu pareja, también otros seres queridos lo han notado. 

6.- Tus seres queridos se expresan mal de tu relación


Muchas veces tu pareja y tú no son invitados a las fiestas familiares para evitar conflictos, a solas algunos miembros te preguntan por qué no te separas, y hacen lo posible para que entiendas que tu relación no funciona. 

7.- Violencia física


Sí, en algunas de sus peleas hay golpes y uno o ambos terminan muy lastimados. Esto demuestra problemas de ira muy delicados. Quizá al principio recibiste los golpes y sientes que debes defenderte, por lo que también has dañado a tu pareja. No es competencia para ver quién golpea más, sino de quién es mejor persona y detiene la violencia. 

8.- Te sientes mejor cuando tu pareja no está


Sientes libertad, paz, te relajas y hasta sonríes, todo lo contrario de cuando tu pareja está presente. Es posible que él o ella te haga sentir miedo e inseguridad, pero que sientas que no puedes alejarte de ahí, que es el cruel destino que te tocó vivir... ¡Abre los ojos! Todos merecemos ser felices. 

9.- Tu pareja te obliga a hacer cosas que no quieres


No escucha tus necesidades, siempre quiere que se haga lo que él o ella dice y tú debes someterte. Desde ir a un evento al que no deseas hasta tratarle de cierta manera o complacerle en la intimidad. Todo lo anterior es un abuso en tu contra.

10.- Temes por tu vida


Este punto no tiene mucha discusión. Si las conductas de tu pareja te han hecho pensar o sentir que tu vida corre peligro, debes salir de ahí cuanto antes.

¿Cómo salir de ella? 
La relación tóxica tiene mucho que ver con la forma en que ambos han crecido, sus valores, el ejemplo que vieron en casa y admitir o no los problemas emocionales que cada uno ha cargado. Por ello muchas veces, cuando empezamos a ver problemas en nuestra pareja los justificamos por amor. Después nos damos cuenta de que es algo más fuerte que nosotros, y si no hacemos algo terminamos por ser parte del problema. Para salir de la situación te recomendamos lo siguiente:

1.- Busca ayuda

Pide apoyo a tus seres queridos, necesitas sentir que estarás seguro para volver a creer en ti. 

2.- Acude a terapia

Si la relación tiene tiempo así, lo mejor será acudir a terapia para reparar el daño que has sufrido en este proceso. Si tu pareja acepta sus problemas, ambos pueden acudir y trabajar en mejorar su relación, necesitarán trabajar de forma individual.

3.- Marca distancia de tu pareja 

Si tu pareja no desea cambiar, no hace esfuerzos por lograrlo, entonces debes alejarte de ella. En un ambiente tóxico el amor no puede crecer, y esta distancia te ayudará a hacer las paces contigo mismo, a perdonar y a darte una nueva oportunidad de disfrutar la vida.

Una relación tóxica no es el fin de mundo, siempre y cuando hagas algo para remediarla. El problema es cuando reconoces lo que ocurre pero te quedas ahí. Eso no es un sacrificio por amor, sino una forma de convertirte en tu propio verdugo.
Recomendados
Recomendados