10 cosas escalofriantes de Corea del Norte


Sin duda, Corea del Norte es un país misterioso, extraño y del cual sabemos muy poco, excepto que tiene un presidente bastante joven y gordito que recientemente se ha agarrado a insultos con el mandatario estadounidense Donald Trump. 

La verdad es que ese hecho nos ha puesto muy nerviosos a la mayoría, pues si de algo podemos estar seguros es que estos dos presidentes están lo suficientemente locos como para desatar un conflicto armado en cualquier momento.





Para tener una mejor idea sobre Corea del Norte y la familia que la gobierna, a continuación te revelaremos 10 datos bastante curiosos de ese país, acompañados de algunos casos, escalofriantes: 

10.- Tienen su propio calendario


Para que empieces a darte una idea de lo locos que están los gobernantes de ese país, en Corea del Norte no utilizan, como en todos los demás países, el calendario gregoriano, el cual inicia su año el primero de enero en razón del nacimiento de Cristo. 


Corea decidió que prefería basar su calendario en otro hecho histórico más significativo para ellos: el nacimiento de Kim II Sung, líder supremo y fundador del nuevo gobierno, dirigente del movimiento de independencia de Corea del Norte contra Japón. 

Este calendario es llamado Juche, y sólo tiene 106 años de antigüedad. 

9.- Comunicación interna 


Seguramente esto ya lo sabías, pues es uno de los aspectos más criticados sobre Corea del Norte. En ese país, el servicio de internet sólo puede ser utilizado a través de un permiso que el estado otorga para empresas y centros de investigación, así como funcionarios específicos, haciendo imposible el acceso a la red para los ciudadanos normales. De los 25 millones de norcoreanos, sólo 1600 personas tienen autorizado usar internet, y esos que pueden usarlo son monitoreados 24/7, prohibiendoles usar muchísimos sitios a los que estamos acostumbrados en occidente, tales como Youtube, Google y muchas más sitios y aplicaciones. La desobediencia en estas reglamentaciones es castigada de la peor forma, con la pena capital: la muerte. 

8.- La elección del presidente


Democracia es la capacidad de los pueblos para elegir a sus gobernantes a través de partidos políticos que se votan en campañas electorales, una vez cada cierto tiempo. Curiosamente, en Corea del Norte, sí se realiza una votación, pero en las boletas electorales sólo aparece el nombre del que será el heredero del poder, en el caso más reciente, Kim Jong-un. 

7.- Drogas inexplicablemente legales


A pesar de que Corea del Norte es un país sumamente estricto y duro en sus castigos y sus leyes, el gobierno de ese país es muy abierto y tolerante respecto al consumo y comercio de marihuana. Incluso se sabe que este país comercia con productos derivados de esa planta con otros países del mundo. 

Han realizado campañas a favor de la marihuana como un método preventivo contra el consumo de tabaco.  

6.- Control de estilo


Si te quejas porque en tu preparatoria no te permiten usar el corte de cabello que quieres, imagínate lo que han de sentir los norcoreanos que el estado sólo les permite elegir entre 15 cortes de cabello, oficiales y autorizados para mujer, así como 15 cortes autorizados para hombre. 


Curiosamente, los hombres de todo el país, tienen prohibido utilizar el característico corte que usa el presidente, Kim Jong-un. 

5.- Fuerza militar en potencia


Desde hace algunos años para acá, Corea del Norte ha empezado a figurar en el mapa, debido a su creciente interés en armamento nuclear y armas de destrucción masiva. 


A pesar de ser un país relativamente pequeño de sólo 25 millones de habitantes, el Ejército Popular de Corea cuenta con casi un millón de soldados activos y casi 5 millones de soldados de reserva. 

Es por eso que algunos expertos consideran que las recientes demostraciones de armas nucleares de Corea del Norte, podrían desestabilizar la paz mundial, puesto que países como Japón y Estados Unidos, empiezan a considerar esos “ejercicios militares” como amenazas. 

4.- Política de oscuridad


Durante la noche, Corea del Norte apaga todas las luces, pues tienen una política de oscuridad que obliga a todos los ciudadanos a quedarse a oscuras durante esas horas del día. 

La razón es que desde la caída de la Unión Soviética que era su principal proveedor de energía, muchas regiones de Corea del Norte se quedaron sin luz, por lo que la mayoría de sus habitantes enfrentan sus noches en completa oscuras. 

3.- Fanático de los Lakers


Aunque el actual líder de Corea del Norte, Kim Jong-un ha manifestado públicamente odiar las políticas y mucho de la cultura estadounidense, también ha demostrado ser un tremendo admirador (quizá el más grande de todos) del baloncesto americano. 


Por si no fuera lo suficientemente extraño, el mandatario norcoreano ha demostrado ser un fanático de un jugador en particular, el siempre polémico Dennis Rodman, ex jugador de los Chicago Bulls, quien ha sido invitado en múltiples ocasiones a Corea del Norte y ha sido tratado con las máximas condecoraciones. 


2.- Castigos y condenas


Casi en todos los países cuando eres culpable de un delito tienes que cumplir una condena determinada por un juez, pero en este país sucede algo diferente y muy severo, se le conoce como “3 generaciones de castigo”, si alguien de tu familia comete un delito como quejarse del gobierno, hablar mal de él o de su líder Kim Jong-un, no solo el responsable sufrirá las consecuencias, sino que tres generaciones de su familia también serán castigadas. Según el gobierno todos estos son culpables y todos tienen la obligación de pagar por sus delitos. Es por esta razón que generaciones enteras de norcoreanos han tenido que nacer y vivir en campos de concentración. Todo por un delito que ellos ni siquiera cometieron. 

1.- La ciudad fantasma 


En la década de los años 50, el gobierno norcoreano decidió construir una ciudad en la frontera con Corea del Sur, misma que fue llamada “Pueblo de la Paz”; sin embargo, el mundo entero la llamaba “Pueblo de la Propaganda”, “La Ciudad Falsa” y la “Ciudad Fantasma”, pues fue construida para atraer a personas de Corea del Sur y así poder capturarlos y así obtener información por medio de torturas y amenazas. Su intención era saber qué era lo que sucedía en ese país vecino. 

Lo más curioso de todo es que a simple vista, parece una ciudad normal, pero los edificios y casas están completamente deshabitados, sus luces se prenden y apagan automáticamente para simular que hay gente viviendo ahí, pero la verdad es que las únicas personas que lo visitan son aquellas encargadas de realizar la limpieza y mantenimiento una vez a la semana. Sin duda, este es uno de los datos más siniestros que existen de ese país.

Recomendados
Recomendados