10 datos del auto de Donald Trump. Es un tanque de guerra


Siempre que el nuevo presidente de Estados Unidos tiene que viajar puede hacerlo en el avión presidencial y en los aviones del ejército, sin embargo, la mayor parte del tiempo la pasa en el interior de una lujosa y sorprendente limusina. 



Este auto es a prueba de balas y siempre está rodeado por Agentes del Servicio Secreto, pero hay algunos datos fascinantes sobre este vehículo que seguramente no conoces.



10.- Desarrollo e investigación


El vehículo más importante del presidente de Estados Unidos es su limusina. Posiblemente la has visto en fotos e imágenes viajando por las calles, pero es mucho más que un simple vehículo de transporte. No solo se trata de tomar una limusina y equiparla con una armadura y unas buenas llantas, hay mucho tiempo de investigación y desarrollo en la construcción de un auto presidencial. 

¿Cuánto tiempo? Pues solo para darte un ejemplo, el vehículo utilizado par la inauguración de Donald Trump fue construido durante varios años. La empresa que lo fabrica, General Motors, gastó cerca de 15 millones de dólares en su fabricación. 

9.- Es más un tanque de guerra que un auto


¿Pero para qué sirve toda la investigación detrás de la construcción de este auto? 

La limusina presidencial, mejor conocida como “La Bestia”, es más un tanque de guerra que un vehículo. Sus puertas cuentan con un blindaje nivel 8, de 20 centímetros de espesor, que puede detener balas calibre 44, una carrocería elaborada con 13 centímetros de armadura militar que también cubre al suelo para proteger al presidente de granadas y bombas arrojadas por debajo. La “Bestia” también cuenta con tanques de gas, que tienen una cubierta especial que le permite sellar cualquier espacio en caso de ser perforado gracias a una espuma especial. 

8.- ¿Cuánto cuesta?


El precio regular de una limusina normal ronda los 75 mil dólares, pero agrégale todo el armamento y tecnología que tiene “La Bestia” y se convierte en un vehículo sumamente costoso. Estimaciones hechas por medios como Business Insider sostienen que el precio de un solo vehículo presidencial es de 1.5 millones de dólares. Eso sin incluir el costo de la gasolina, que es muy elevado, requiere de 65 litros de gasolina para recorrer solamente 100 kilómetros. 

7.- Rápido y Furioso 


Entonces es muy pesado, consume una cantidad grosera de gasolina y tarda 15 segundos en alcanzar los 100 kilómetros por hora. Pero a pesar de que puede ser visto como un vehículo lento el Servicio Secreto tiene forma de solventar este problema, poniendo a un verdadero experto como su conductor, que no se trata de un simple chofer, este amigo es prácticamente Toretto, un agente especial que puede manejarla como si esta fuera un Ferrari, especializado en maniobrar y conducir para garantizar la seguridad del vehículo y de Donald Trump, quien viaja en su interior.

6.- Nunca viaja solo 


Se piensa que el gobierno de Estados Unidos cuenta con por lo menos 12 de estas limusinas. Esto se debe a que cuando viaja el presidente en el grupo van 2 o 3 “Bestias” incluidas, que son utilizadas para transportar a otras personas importantes, pero que generalmente se usan como distractores, por lo que todos se mueven de manera indistinta en la caravana, y en caso de que alguien pretenda asesinar al presidente no pueda distinguir en cuál vehículo es en el que viaja. 

5.- Se envían antes de la llegada del presidente 


No importa cuál sea su destino, gracias al ejército “Las Bestias” son enviadas antes de la llegada de Trump, y son transportadas en enormes aviones militares, siempre acompañadas por agentes del Servicio Secreto, pues deben estar listas para la llegada de Trump. De esta forma siempre hay una flotilla de vehículos para transportar a Donald Trump al lugar que necesite, sin importar en qué país del mundo se encuentre. 

4.- El tamaño si importa 


Si has visto la cantidad de autos que acompañan a la limusina del presidente podrás darte cuenta que dependiendo de la ocasión hay más o menos de ellos. Esto se debe a que cada escenario es muy distinto y requiere cierto número de vehículos para llevar a los elementos de seguridad y el equipo de trabajo que viaja con Donald Trump. Si el lugar es peligroso viajarán mucho más vehículos, diferente de lo que sucede en un lugar seguro, algunos ex agentes aseguran que el mínimo de autos en una caravana es de 10. En lugares donde hay mayor riesgo la caravana puede incluir hasta 40 vehículos, incluyendo camionetas y motocicletas. 

3.- Siempre observando 


Toda caravana presidencial cuenta con un gran número de Agentes y Policías para observar todo lo que sucede, su primordial labor es observar y detectar cualquier posible amenaza que ponga en peligro a Donald Trump. 

Además los agentes están escuchando frecuencias de radio y telecomunicaciones para interceptar algún peligro, tal y como sucedió en el año 1996, cuando agentes detectaron una comunicación en que utilizaban las palabras “matrimonio” y “puente” mientras escoltaban al presidente Bill Clinton en Las Filipinas, sabiendo que “matrimonio” es una clave terrorista para señalar un ataque inminente, por lo que dividieron la caravana y el auto presidencial cambió su ruta. En una búsqueda posterior descubrieron una gran cantidad de explosivos en un puente cercano, por donde el auto del presidente Clinton debió haber pasado. 

2.- Siempre listos para atacar


En las camionetas que acompañan a la caravana presidencial también podemos encontrar armamento de gran alcance y capacidad de destrucción, en cada camioneta hay  armas de gran calibre listas para atacar y defender al presidente Trump, sin olvidar que los agentes del Servicio Secreto cuentan con todo tipo de armas disponibles para reaccionar. 

1.- Con un toque de las películas de James Bond 


Como ya vimos el auto está protegido de pies a cabeza, pero también cuenta con algunos accesorios que seguramente has visto en los autos de James Bond. Cuenta con cámaras de visión nocturna, equipo anti-incendios, el auto también puede proteger a Donald Trump de un ataque químico ya que cuenta con un sistema integrado de reciclaje de oxígeno en su interior y toda la elegancia. Así que mientras el mundo se destruye el presidente de los Estados Unidos puede viajar tranquila y cómodamente en su “Bestia”.

Recomendados
Recomendados