La escalofriante historia de Angelina Jolie


Hoy es considerada una de las actrices más influyentes de Hollywood, un símbolo de fuerza femenina y determinación, una verdadera triunfadora; sin embargo, esta mujer no siempre tuvo la fortaleza que hoy la caracteriza, fue el mismo sufrimiento y el paso del tiempo el que forjó en ella ese carácter que la llevó hasta donde hoy se encuentra. Estamos hablando de Angelina Jolie. 



La mayoría de las personas suelen observar a las celebridades y piensan que sólo son afortunados que gracias a simples casualidades de la vida lograron alcanzar el éxito; sin embargo, la verdad suele ser muy distinta. 



En el caso de Angelina Jolie, las cosas no fueron para nada sencillas. Desde muy pequeña se enfrentó a los problemas de la fama de su familia, volviéndose anoréxica y sufriendo distintos trastornos de comportamiento. 



La separación de sus padres, el actor Jon Voight y la actriz Marcheline Bertrand, provocó en ella un profundo trauma que la acompañó durante muchos años, y que una vez entrando en la adolescencia, se convirtió en ese trastorno alimenticio que le trajo muchas complicaciones de salud. 



A diferencia de hoy, que es considerada una de las mujeres más bellas y hermosas del planeta, durante su adolescencia, Jolie tenía el autoestima por los suelos.

Lo más curioso es que la parte de su cuerpo que la avergonzaba y deprimia es hoy una de sus principales y más deseadas caracteristicas: los labios. Sin embargo, en aquellas épocas, las burlas y humillaciones de sus compañeros de colegio le atormentaban tanto, que a la edad de 14 años abandonó sus estudios adentrándose en una etapa muy oscura en la vida de Angelina. 



Entró en una sutil y peligrosa depresión que la llevaba a hacerse daño con regularidad. Empezó a activar su vida íntima, eligiendo parejas que no le dejaron nada bueno, marcando para siempre su juventud involucrándose en drogas y en relaciones viciosas y conflictivas. Algunos medios de comunicación, como el portal “E online” aseguran que durante esta etapa de su vida Angelina Jolie vivió algunos intentos de suicidio. 



En un afán de recuperarse y tomar control de su vida, Angelina decidió probar suerte en el modelaje, pero no tuvo mucho éxito, pues los estragos de la anorexia dejaron en ella un complexión tan delgada que no resultaba atractiva para ninguna agencia de modelos. 



En ese momento de mucha desesperación y soledad, pero de extrema fe y autoamor, Angelina dejó su vida peligrosa para dedicarse de lleno a la actuación, pasión que había crecido en su interior en los últimos años. 



Al inicio sólo pudo obtener papeles pequeños, pero ella no quitó el dedo del renglón. Continuó estudiando preparándose y manteniéndose libre de esos hábitos negativos que habían deteriorado tanto su cuerpo.

Después de esperar con paciencia y dedicación, su golpe de suerte llegó obteniendo el papel que la haría darse a conocer en el mundo entero, interpretando a “Lisa Rowe”, una perturbada chica internada en una institución para salud mental donde conoció a su co-protagonista “Susanna Kaysen”, interpretada por la célebre actriz Winona Ryder. “Inocencia interrumpida” es el nombre de la cinta. 



La película fue todo un éxito, pues el controversial tema y la increíble actuación y química entre las protagonistas bastó para convertirse en un clásico del cine de culto. 



Desgraciadamente, con la fama, el éxito y el dinero, vienen nuevos problemas que por lo general son más difíciles de superar, en este caso: el consumo de drogas y alcohol se disparó en Angelina nuevamente, sólo que esta vez de manera más intensa y enfermiza. 



Por si fuera poco, en medio de una “nube negra”, una dolorosa tragedia llegó a su vida: la pérdida de su madre, la cual representó el golpe más duro que Angelina y su hermano tuvieron que superar. Ese episodio los unió increíblemente. Ambos aseguran que si no se hubieran tenido el uno al otro en esos momentos, algo terrible hubiera sucedido. 



Es por eso que el amor de estos hermanos es infinito, y aunque para muchos puede ser extraña la manera de demostrarlo, no cabe duda que son una familia que se apoya y se quiere de maneras que sólo ellos pueden entender. 



Sin embargo, los medios de comunicación no lo interpretaron así, cuando después de darse un beso en las bocas, los hermanos Jolie fueron muy criticados. Afortunadamente, ellos nunca se vieron afectados, y por el contrario, volvieron a demostrar su amor al mundo besándose en público sin la más mínima pena. Al final, los amarillistas medios de comunicación se cansaron de ese tema y los dejaron en paz.



En años posteriores, la vida de Angelina pareció estabilizarse. Vinieron mejores papeles y premios y reconocimientos, y con el éxito profesional, el verdadero amor, contrayendo matrimonio con otro grande de Hollywood, el actor y galán de la pantalla grande Brad Pitt.



Todo parecía fluir, ella no podía sentirse más feliz. Desgraciadamente, en el momento menos esperado y como suele suceder en la vida, justo en ese instante en que menos nos lo imaginamos, como un golpe de agua fría, la realidad cayó de sus laureles y el “perfecto” matrimonio de Angelina terminó de la noche a la mañana. 



Nuevamente, la vida de Jolie se llenaba de dolor; sin embargo, como es común en su personalidad, ella encontró el camino hacia adelante, superando las penas para concentrarse en nuevos proyectos, inversiones que la llenarían de felicidad en el futuro; sólo que esta vez se trataba de sus hijos. 



Hoy es considerada una de las mejores actrices de Hollywood, así como una de las mujeres altruistas más honestas y bondadosas, una excelente y amorosa madre y una mujer apasionada dispuesta a disfrutar la vida pese a cualquier obstáculo. Sin duda, la historia de esta mujer nos conmueve y nos llena de inspiración. 



Gracias Angelina, pues en tu ejemplo, muchos encontraremos el valor para mejorar los aspectos que queremos cambiar y así dirigir nuestra vida al punto donde queremos llegar. 




Recomendados
Recomendados