Guardar los dientes de leche de tu hijo salvará su vida


Para la mayoría de los padres, la pérdida del primer diente de leche de sus hijos es un bello motivo de celebración, es darse cuenta de un paso importante en el crecimiento de sus pequeños y para los niños es sentir la emoción de que por fin son niños grandes, además de la alegría que provoca en los pequeños la llegada del “Ratón Pérez” o “El hada de los dientes”, pues saben que al despertar podrán encontrar una bella sorpresa debajo de su almohada.



De acuerdo a un estudio publicado por el periódico El Universal, guardar los dientes de leche de tus hijos podría salvarles la vida en un futuro. 




Aunque para la mayoría de padres la pérdida del primer diente de sus hijos es sinónimo de nostalgia por el crecimiento que su pequeño está experimentando y para los niños emoción por la posible llegada del hada de los dientes, para la ciencia, este es un momento crucial que significa una nueva esperanza de vida.


Los dientes de leche cumplen con una función muy importante para la salud y el desarrollo de tu hijo, pues más allá de ayudarlo a masticar, a hablar y a sonreír, la ciencia ha hecho un enorme descubrimiento, los dientes de leche sirven para extraer de ellos células madre, que han demostrado ser de gran ayuda para regenerar cualquier tipo de hueso, tejido y músculo. Este gran avance le puede devolver la calidad de vida a millones de personas que sufren de malformaciones congénitas, enfermedades en la piel, en los huesos, diferentes tipos de lesiones y hasta problemas en la córnea. 


Este procedimiento fue utilizado por primera vez en México, en el caso de un joven de 16 años, al que le extirparon un quiste mandibular del lado derecho del rostro y rellenaron el vació que quedó con células madre dentales para regenerar el hueso que se removió. 


Así mismo, Rodrigo Liceaga Reyes, cirujano maxilofacial del Hospital Juárez de México, de la Secretaria de Salud, asegura que al usar células madre dentales se disminuye considerablemente el tiempo de formación de huesos, por lo que el paciente logra recuperarse muy rápidamente.


Pero hay que saber que esto no quiere decir que podemos almacenar los dientes de leche de nuestros hijos en un pañuelo dentro de una caja. Para que las células madre encontrados en ellos puedan ser usadas, los dientes deben ser almacenados a temperaturas tan bajas como los -196 grados centígrados para así poder mantener las células madre con vida; en caso contrario, pierden sus propiedades regenerativas.  


Para cualquier padre es horrible ver que uno de nuestros hijos se enferme gravemente y sentir esa impotencia de no poder hacer nada, por esta razón el guardar los dientes de leche con los procesos antes mencionados podría ser la solución para evitar desgracias y ofrecerles mejores probabilidades de recuperación y esperanzas de vida a miles de personas.



A largo plazo, estas células podrán curar enfermedades como el Parkinson, Alzheimer, Esclerosis Múltiple y el cáncer, entre muchas otras. 


Ahora sabes lo que puede significar el conservar los dientes de leche de tus pequeños,  es tiempo de consultar a tu pediatra y compartir esta información que podría salvar la vida de millones de personas en un futuro. 

Recomendados
Recomendados