9 cosas que cambian cuando ya no eres virgen


9.- Te va a doler
  

No todas las mujeres son iguales, pero algunas chicas suelen sufrir un dolor intenso su primera vez. No entenderás por qué otras mujeres dicen que es algo placentero, porque el sentir algo extraño dentro de tu cuerpo te hará sentir incómoda al principio.  Tendrás ardor y dolor para ir al baño, el cual quizá se extienda por unos días, pero no te preocupes, porque va a pasar, y aunque las primeras 3 o 4 veces será extraño, lo podrás disfrutar después si ya te sientes lista. 


8.- No te gustará la primera vez 




Es un hecho. La primera vez no podrás disfrutar de eso que tantas amigas o conocidas te han contado. No es mágico, más bien es torpe, doloroso y en pocas palabras extraño. Lo primero que te vendrá a la mente será si realmente está ocurriendo, creerás que es una fantasía y querrás que todo termine rápido. No habrá explosiones en tu abdomen, no gritarás de placer, ni siquiera estarás segura de si lo estás haciendo bien, pero no te preocupes, todas hemos pasado por eso, y créeme, pronto cambiará. Pero si no te sientes lista para intentarlo de nuevo, date tiempo de madurar, y verás que todo ocurrirá a su debido tiempo. 

7.- Te sentirás culpable 


Es probable que la culpabilidad se apoderé de ti… Sentirás que has hecho algo malo, que te has traicionado a ti misma y que no debiste haberlo hecho. Pero debes calmarte y pensar que lo que has tenido es en realidad una experiencia que no se volverá a repetir o al menos  no de la misma manera. Nadie te va a felicitar, pero tampoco deben juzgarte, pues tomaste una decisión, tú decisión. Recuerda que debes protegerte y saber que lo que estás a punto de hacer, implica muchísima responsabilidad, así que no permitas que nadie influya en tus decisiones, tú y solo tú eres dueña de tu cuerpo y nadie puede decidir por él. Olvídate de las presiones y hazlo solo hasta que tú te sientas lista y segura. 

6.- Esa persona tendrá un impacto en tu vida


Quizá pienses que lo amas, que darías todo por él y que él estará dispuesto a hacer lo mismo por ti, pero debes hacerte a la idea que no siempre ocurre así. Tal vez él se aleje una vez que haya sentido tu cuerpo o luego de un tiempo de la relación, y si eso pasa ¡no es tu culpa!. Pero por eso es importante que estés convencida de realizar un acto tan íntimo y delicado con alguien en quien confíes y sin sentirte presionada. Asegúrate de encontrar a un chico que te valore, que te cuide y que sepa que “no” significa “no”, pues aunque perder tu virginidad no será la velada mágica y romántica que imaginaste o que te muestran en las películas, él se convertirá en el primero y eso no lo olvidarás jamás. 

5.- Tus amigas querrán escucharlo todo 


Ellas estarán siempre ahí para apoyarte, para aconsejarte y para saber cómo te sientes. Siempre querrán escuchar sobre tus nuevas experiencias y estar seguras de que te encuentras bien, y si no lo estás, se quedarán a tu lado para darte ánimo. Una verdadera amiga  siempre buscará tu bienestar y hará hasta lo imposible para verte sonreír, una amiga de verdad siempre estará dispuesta a escucharte y a ofrecerte su hombre cuando tú lo necesites. 

4.- No sabrás qué hacer 


Te quedarás quieta, pensativa y extrañada tratando de asimilar lo que acaba de ocurrir, porque es una experiencia nueva, son sensaciones increíbles, distintas y en algunas ocasiones dolorosas. Aunque él sea un experto en el arte del amor, para ti todo será tan confuso y no sabrás qué hacer, pero tranquila, porque nadie puede exigirte o presionarte a hacer algo que no deseas y si tienes dudas, lo mejor es detenerte. Recuerda nadie tiene derecho a decidir por ti, por favor, no lo permitas. 

3.- Perderás el apetito


Al día siguiente no querrás levantarte de la cama, perderás el apetito, tendrás un dolor extraño en el estómago y no querrás probar bocado. Ese es tu cuerpo adaptándose al cambio, es la culpa, pues quizá tu mente aun no estaba preparada para esa ola de emociones, de dolor y de sensaciones que son tan difíciles de explicar. Pero no te castigues, no es algo malo, es más bien un aprendizaje físico y algo nuevo que agregar a tu vida.  

2.- Vas a llorar


Quizá no en el momento, tal vez ni siquiera el mismo día, pero vas a llorar. Sentirás que ya no eres la misma, que has traicionado tus principios, e incluso que ya no eres valiosa porque has entregado tu cuerpo a alguien más. Creerás que por haber tenido esa experiencia, nadie más que esa persona te amará. Pero no, tú no eres mercancía, eres una mujer hermosa y única. No olvides que tu cuerpo, es tuyo y de nadie más, que nadie puede juzgarte por tus actos y que cada experiencia te hacen una mujer más grande. Mujer, no hay nada en este mundo que te reste valor!

1.- Tu madre se dará cuenta 


No podrás evitarlo, y ni siquiera tendrás que decirlo, ella te conoce a la perfección, te vio llegar a este mundo y sabe cuando algo te preocupa. Será capaz de leer tu rostro y de amarte incondicionalmente porque ¿adivina qué?, ella también pasó por eso. No te va a juzgar, no te va a dejar de querer ni tratará de humillarte, lo único que querrá será consolarte y saber que todo está bien, pues sólo quiere lo mejor para ti. 

Pero recuerda una cosa: ser virgen o dejar de serlo no te hace menos o más mujer, porque tu valor va mucho más allá de haber tenido o no relaciones. 


Recomendados
Recomendados