Cosas asquerosas que te van a pasar en el sexo


Hacer el amor con tu pareja puede ser una de las experiencias más románticas, dulces y especiales de tu vida… o al menos eso es lo que muestran en las películas de Hollywood. Pero lamento informarte que la realidad, puede ser mucho más incómoda que la fantasía y en ocasiones bastante vergonzosa. 

Dejando de lado la deliciosa experiencia del clímax, los besos apasionados y el “final feliz” vamos a hablar las cosas como son, y créeme, no son color de rosa. Así que prepárate mentalmente para enfrentar las situaciones más asquerosas que te ocurrirán durante ese soñado encuentro pasional con tu pareja. 


Las vas a sufrir todas por lo menos una vez en la vida. ¡Lo siento amiguito!



11.- Vello por todos lados


Las aventuras de una noche pueden convertirse en un verdadero tormento y un momento incómodo cuando llega la hora de la verdad y aparece ante tus ojos una selva de vello corporal, pues hay una gran diferencia entre un “chico velludo” y un “hombre lobo”. Lamento decir que la mayoría de los hombres no son muy fanáticos de rasurar su zona íntima. Pero ellas tampoco se salvan, pues hay muchas chicas liberales que tampoco son muy amantes del rastrillo. Así que prepárate para una sorpresita de este tipo de vez en cuando. 

10.- Malos olores


Sudor, fluidos extraños, una persona poco aseada con varias copas encima o un aliento insoportable son sólo algunos escenarios que se presentarán ante tus ojos en una noche salvaje. Lamentablemente no toda la gente es tan fanática del aseo personal o de la buena higiene, por lo que a veces quedarse en casa suena como una mejor opción. 

9.- Gases extraños y vergonzosos


Oh sí, porque los intestinos y una cena muy pesada y alta en calorías no es una buena combinación antes de ir a la cama con alguien. Y aunque los gases son lo más normal de este mundo, no dejan de convertir un encuentro amoroso en una situación incómoda y vergonzosa que dejará un mal sabor de boca… y también muy mal olor. ¡UGH!

8.- Desechos asquerosos


Aunque te protejas convenientemente con un preservativo, te puedes llevar una horripilante y sangrienta sorpresa… o quizá algo aún más asqueroso si deseas intentar “hacerlo” por un nuevo lugar. Porque recuerda que el mundo del romance experimentado no es como en las películas para adultos.  

7.- Fluidos corporales


Lamento decirte que que la intimidad no es tan limpia y perfecta como en las películas, donde después de terminar la acción, las sábanas quedan completamente lisas, el maquillaje perfecto y el cabello bien peinado. De hecho ocurre todo lo contrario, pues el sudor, la saliva y otro tipo de fluidos corporales femeninos y masculinos transformarán la habitación en un coctel de feromonas y manchas por todos lados. 

6.- Calambres repentinos


Si quieres lucirte con tu pareja con extrañas poses dignas de cualquier video para adultos, lamento decirte que pasarás un mal rato, pues a menos que seas un experto o experta en yoga, terminarás siendo víctima de terribles y vergonzosos calambres. Mejor no te arriesgues a matar la pasión de esa manera. 

5.- Besos incómodos


El juego oral resulta sumamente relajante y amado por todos. Sin embargo este genial y delicioso momento puede convertirse en una verdadera pesadilla si tu chica decide darte un apasionado beso después de haber jugado un rato con tu zona íntima. Y si te niegas, comenzará un pleito que no querrás vivir; lo mejor será aguantar un poco… y cepillar tus dientes cuando terminen. 

4.- Sabor a látex


Ésto es lo peor que te puede pasar después de complacer a tu chico con la boca, pues aunque existen cientos de preservativos saborizados para jugar, muchas novatas (como tú) cometen el error de lamer uno de látex regular, y la experiencia es completamente vergonzosa y asquerosa. Pero por favor ¡No vayas a vomitar!

3.- Gases femeninos


Oh sí amigas, ustedes también sufrirán por esa molesta acumulación de aire y gas en su parte íntima, la cual puede producir ruidos extraños durante el encuentro, sobre todo cuando lo hacen “por atrás”. Así que prepárate mentalmente para este horrible evento. ¡Créeme sucederá tarde o temprano!.

2.- Comezón por todas partes


Después de un apasionado encuentro entre las sábanas sin lavar, o un auto lleno de polvo, los fluidos -más el sudor de ambos- y todo tipo de cosas extrañas, será inevitable sentir picazón al extremo. Rascar tu zona genital no es tan cómodo delante de tu pareja y menos después de hacer el amor. 

1.- Manchas extrañas


Ya sea en la ropa interior, en el pantalón, las sábanas o el asiento del auto… siempre quedará huella del “amor” y si no te cuidas, podrías ser víctima del “exceso de curiosidad” de tus amigos, tus padres o de una mirada indiscreta de los extraños en la calle… ¡UPSS!

Recomendados
Recomendados