El escalofriante origen de Winnie pooh


"Supongo que todos secretamente aspiramos a la inmortalidad". Fueron las palabras de Alan Alexander Milne, el creador una de las caricaturas más importantes de todos los tiempos: Winnie Pooh.  Pero detrás del éxito y del reconocimiento mundial, se esconde una oscuro y turbio trasfondo: La pérdida de la inocencia de su propio hijo a quien utilizó como base para crear al mítico personaje de Christopher Robin… 



6. Alan Alexander Milne usó a su hijo “Christopher Robin” para crear al personaje del mismo nombre




Así es. El mítico personaje es una representación casi exacta de su propio hijo tanto en aspecto como en personalidad.  De hecho, Milne pasaba mucho tiempo con él, pero no para convivir en plan familiar, si no que analizaba la imaginación de su niño, misma que en parte plasmó en sus libros; además, sus juguetes también fueron la base para todos los demás amigos de Winnie Pooh.

5. Christopher Robin fue explotado por su padre


La fama que cosechó la saga de Winnie Pooh se salió de control. A los siete años, el pequeño Christopher grababa audios para los libros de su papá, también actuaba y cantaba en fiestas infantiles caracterizado de “Christopher”.  Incluso, lo obligaban a responder a mano todas las cartas que llegaban de los fans.  Lamentablemente llegó el punto en el que la gente no diferenciaba al “Christopher Robin real”, del “Christopher Robin animado”. Por lo tanto, él terminó odiando a su papá y cómo este dijo: “...hurtó mi buen nombre y me dejó  solamente con la fama vacía de ser su hijo". 

4. Christopher sufrió de bullying a causa del personaje animado


En 1930, sus padres deciden enviarlo a un internado y fue ahí que comienza a sentir odio hacia su papá y hacia el personaje que lo llevó a  la fama internacional. Sus compañeros se burlaban sin piedad de él, de hecho, en una ocasión cantaron sus canciones en tonos ridículos y luego quebraron uno de sus discos en su cara.

3. Alan Alexander Milne sentía envidia de su hijo Christopher


Era evidente que su hijo ganó demasiada popularidad por el personaje de Christopher Robin, inclusive mucha más que el propio escritor; por ello, su papá empezó a sentir envidia de él. Aunque después hizo la siguiente declaración: "Siento que el Christopher Robin legal ya hizo más publicidad de la que quiero para él, no quiero que llegue a desear que su nombre sea Charles Robert". Posteriormente a AA Milne le llegó el remordimiento.

2. El personaje de “Christopher Robin” se apoderó del “Christopher Robin real”


Fue tanta la fama desmedida del propio personaje que la gente extraña creía conocer al Christopher real y lo juzgaban por todo.  Inclusive al salir de la universidad, no podía encontrar trabajo porque vivía estigmatizado bajo la sombra del famoso personaje. Tiempo después puso una librería junto a su esposa, quien era su prima hermana, y así trabajó el resto de sus días. 

1. Tanto Milne como Christopher terminaron odiando la saga de Winnie Pooh


De entrada para el propio creador, Winnie Pooh truncó su carrera, ya que intentó escribir libros para un público adulto pero ya no lo tomaban en serio y aunque él ya gozaba de cierta fama antes de dicha saga todo mundo se olvidó de sus obras anteriores y posteriores. Por otro lado, Christopher le fue arrebatada su infancia, creció con resentimiento hacia su padre y siempre vivió bajo presión social hasta su muerte en 1976 a los 75 años de edad.

Recomendados
Recomendados