La terrible historia de las monjas embarazadas


En 1945, al término de la segunda guerra mundial, Polonia fue desalojada por las tropas alemanas, sin embargo, el ejército rojo de Rusia tomó las calles de la ciudad donde acamparon y comenzaron a sembrar el horror.



Para saciar sus necesidades sexuales, los Soviéticos usaron a las 25 monjas de un convento, las cuales violaron una y otra vez, algunas de ellas llegaron a ser violadas hasta 50 veces por los soldados, 15 de ellas fueron asesinadas después de ser torturadas por las repetidas violaciones, las 10 monjas restantes tuvieron que sufrir la agonía del ejército ruso.




La doctora francesa Madeleine Pauliac, quien viviera esa horrible experiencia, recuerda que tuvo que ayudar a varias monjas a realizar abortos y en el peor de los casos, atender partos de las monjas que habían mantenido el embarazo, las monjas se encontraban en dos situaciones difíciles, pues no solo estaban esclavizadas por los rusos, también estaban a disposición de lo que la iglesia y la sociedad pensará de la situación, por lo que decidieron callar y afrontar el horror.


Pauliac quien se hiciera protectora de este convento, no solo fue un pilar para la vida de las monjas, también ayudó a liberar a presos franceses que se encontraban en los campos de concentración de los rusos.


Para la mala suerte de las monjas los soviéticos desataron un infierno dentro de su convento donde los rezos ya no eran suficientes para mantener la fe.



Recomendados
Recomendados