Las casas de los NARC0S más ricos de la historia


5.- Alfredo “El Negro” Durazo 


En la década de los años 70 “El Negro” Durazo se convirtió en el segundo hombre más poderoso de México, solo por detrás del Presidente José López Portillo. Al mismo tiempo este ex-comandante de la temible Dirección Federal de Seguridad se convirtió en la pesadilla de millones de mexicanos. 





La vida desenfrenada de “El Negro” Durazo no se puede entender sin la complicidad de sus amigos y ex-presidentes Luis Echeverría y José López Portillo, así como de su compadrazgo con Rafael Caro Quintero, quien en ese momento era el capo de la droga más poderoso de nuestro país. Durazo fue el ejemplo de la corrupción. Fueron tan evidentes sus excesos y vínculos con el narcotráfico, que instituyó los sobornos en la policía y exigía que el dinero que recibía de cada agente o narcotraficante semanalmente fuera en dólares. 


Entre 1976 y 1982, El Negro Durazo acumuló tanto poder que llegó a pensar que podía ser presidente de nuestro país. Acumuló tanto dinero que construyó un Chalet estilo suizo equipado con un galgódromo, caballerizas, canchas de tenis, un gran estacionamiento para su colección de autos de lujo y hasta una réplica de la legendaria discoteca neoyorquina Studio 54. Durazo tenía delirios de grandeza y mandó a construir su propio Partenón de 20 mil metros cuadrados en Zihuatanejo, Guerrero. 

4.- Arturo Beltrán Leyva 


16 de diciembre del 2009. El cadáver del “Jefe de Jefes” terminó tendido en la puerta de entrada del departamento 201, del edificio Elbus. El cuerpo sufrió cientos de impactos de bala. “El Barbas” había caído.


El líder del cártel de los Hermanos Beltrán Leyva, contaba con su propia casa, en la que había 2 leones africanos, 2 panteras negras, 1 hipopótamo, 1 tigre blanco y otro albino. En la calle camino real de temascaltitla, rumbo al desierto de los leones, en la ciudad de México, se ubica la casa, misma que fuera el hogar de Arturo Beltrán Leyva. 


En un operativo elementos de la Marina ingresaron al domicilio. Las cabañas de dicha residencia tenían lujosos acabados en madera y piedra. Una gran alberca en el centro del lugar. Todo adornado con figuras de diferentes culturas esculpidas. Un puente colgante conduce a un sauna privado, que parece ser una caverna. Sin duda el lugar perfecto para ser habitado por un capo del narco. Actualmente la propiedad se encuentra en venta por el gobierno mexicano, su precio es de 13 millones de pesos. 

3.- Joaquín “El Chapo” Guzmán  


El narcotraficante más poderoso en la historia de nuestro país no acostumbraba a dormir más de dos noches bajo el mismo techo. Joaquín Guzmán en sus últimos días ya no se drogaba, hacía ejercicio, se pintaba el cabello y el bigote, no usaba celular, pero era tan cuidadoso que en ocasiones hacía que sus empleados comieran su comida antes para evitar ser envenenado. 

En medio de la nada, muy cerca de Culiacán, Sinaloa, Guzmán Loera estaba construyendo su hogar. 

En sus alrededores solo había pantanos y tierras. El capo visitaba esta propiedad solo con su familia, para convivir con sus hijos. Un lugar en el que no permitía muchas armas y escoltas. Un auténtico paraíso en medio de la nada. 


Se trata de un complejo de viviendas con una casa principal, que rodean un jacuzzi, un chapoteadero y una alberca con barra, cada cuarto es una lujosa suite, también había un salón de juegos y baños con todos los lujos y comodidades. El capo quería solamente lo mejor para cuando lo visitarán sus herederos.  

Sin embargo, mientras se movía por la ciudad, Guzmán vivía en 6 casas comunicadas por túneles subterráneos debajo de los baños.


2.- Amado Carillo Fuentes 

Mejor conocido como el temible “Señor de los Cielos”, fue el líder por muchos años del cártel de Juárez. Acumuló una fortuna de 25 mil millones de dólares y era un hombre de contrastes, en su negocio tenía fama de violento y despiadado, mientras que en su vida privada dicen que era todo lo contrario, capaz de darlo todo por sus esposas e hijos.


La vida que se dio este capo de la droga fue de mucho lujo, contaba con edificaciones tan majestuosas como “la casa de las mil y una noches”, ubicada en la ciudad de Hermosillo, Sonora. Misma que fue abandonada y vandalizada, pero que tiene la fachada de haber sido construida como un palacio digno de la realeza. 


El 4 de julio de 1997 a las 21:00 hrs, los familiares del señor Amado Carrillo anunciaron que había fallecido. Estaba siendo operado para cambiarse el rostro y evitar ser identificado por las autoridades mexicanas. En la década de los años 90 no hubo otro traficante que cruzara mayor cantidad de cocaína hacia los Estados Unidos, esto gracias a su flotilla de más de 720 aviones, que despegaban de pequeños aeropuertos clandestinos construidos en la sierra de Sinaloa y Chihuahua.  

1.- Pablo Escobar 


Si hubo un hombre que estuvo a punto de doblegar a un gobierno ese fue Pablo Escobar. El líder del cártel de Medellín puso de rodillas a jueces, políticos y empresarios de Colombia. De su riqueza gracias a la venta de cocaína construyó la majestuosa Hacienda Nápoles. 

Desde ahí dirigió gran parte de sus negocios. Este recinto que tras su muerte fue destruido por la gente buscando las famosas caletas, que eran escondites de su dinero. Fue comprado por una empresa y convertido en un parque temático, pero a pesar de los años que han pasado en el se pueden encontrar muchos recuerdos del capo. 


Por ejemplo su colección de autos, la pista de aterrizaje de sus aviones cargados de cocaína. Este capo vivió en plena opulencia y esto se notaba en sus propiedad, donde construyó lagos, pistas de autos, la mencionada pista de aviones, salones de fiesta y hasta un zoológico para su hijos. 



Recomendados
Recomendados