Revelan la verdad del triángulo de las Bermudas


El Triángulo de las Bermudas, también conocido como "El Triángulo del Diablo", es una de las leyendas más misteriosas y escalofriantes del océano, y durante décadas ha excitado la imaginación de investigadores y científicos que han intentado revelar lo que esconde esta extraña zona.



El primer reporte de que algo raro estaba ocurriendo viene de Cristóbal Colón, quien el 8 de octubre de 1492 notó que su brújula actuaba de manera extraña cuando navegaba por la zona, pero decidió no comentarle nada a su tripulación para no asustarlos y sólo tres días después vieron una luz inexplicable en el cielo, la cual dijeron que brillaba como una vela.


Aunque esa historia es muy vieja, en realidad el Triángulo de las Bermudas no se volvió legendario hasta 1950, cuando el reportero Edward Van Winkle Jones escribió sobre unas misteriosas desapariciones de aviones y barcos americanos en los años 40, mismas que marcó en un mapa en el que por primera vez se definió la forma triangular de esta anomalía. 


El tema resultó tan interesante que no pasó mucho tiempo antes de que salieran otras investigaciones parecidas, en las que se exageraban los reportes y las cantidades de víctimas para alimentar y beneficiarse de la sed de enigmas que tenía el público, y ya para los setentas la historia había tomado vida propia entre la mezcla de hechos, mentiras descaradas y obras de ficción que circulaban en todos los medios.


En esas fechas el investigador Larry Kusche publicó una investigación en la que exponía el sospechoso origen y evolución de esa leyenda, presentando números y reportes oficiales que demostraban que la mayoría de los autores estaban mintiendo y copiándose entre sí, pero la fiebre del Triángulo de las Bermudas era imparable y el público ya lo aceptaba como si fuera un hecho. 


Lo cierto es, que la ruta es peligrosa y esconde amenazas naturales como tormentas, un fondo inestable, fuertes corrientes marinas y depósitos de gas; sin embargo, el porcentaje de hundimientos y avionazos es normal para un lugar así, es simplemente que el área es muy transitada y que se le presta mucha más atención que a otras partes del océano gracias a su reputación. 



Después de tantas explicaciones científicas y sobrenaturales que se han propuesto, resulta que al final ninguna es necesaria, pues el misterio siempre fue un invento. Es sólo que el mundo se estaba volviendo más pequeño y mecanizado, por lo que la gente necesitaba que siguieran existiendo cosas inexplicables y poderes más grandes que el de la tecnología y las armas. En otras palabras: Creyeron porque querían creer y ese deseo no ha cambiado, al contrario, se ha vuelto más fuerte con el tiempo y por eso la leyenda sigue viva.




Recomendados
Recomendados